Historia
Patrocinador Racing Villaverde CF

HISTORIA del Racing de Villaverde Club de Fútbol

FUNDACIÓN: El Racing Villaverde C. F. se funda en el año 1.972, y se inscribe, como es preceptivo, en la entonces denominada Federación Castellana de Fútbol (actualmente Federación de Fútbol de Madrid). Allí permanece inscrito ininterrumpidamente, desde el mes de julio de 1.973 hasta la actualidad. El equipo nace en el barrio de Los Rosales, Villaverde Bajo, cuando dos jóvenes minusválidos, llamados Ángel López y Ventura Zambrana, leen en un periódico deportivo que el colegio Sagrado Corazón de Madrid busca equipos para organizar un campeonato infantil. Ángel y Ventura, a su vez, hablan con su amigo y compañero de colegio José Luís Sanchidrian para que les ayude a buscar jugadores del barrio y, de esa manera, formar un equipo y poder participar en dicho campeonato. Reunido un grupo suficiente de chicos, se inscribieron en el torneo. Los partidos se disputaron por eliminatorias. En aquel precario debut, el Racing Villaverde logró llegar a la final, disputada en el estadio Ramón Valero de Usera, aunque perdió por 2 a 1 ante el San Francisco de El Pardo. Como el equipo gustó mucho a un barrio donde no había ni instalaciones deportivas (situación semejante a la que se vive en la actualidad), ni medios económicos, ya que sus habitantes son, en su inmensa mayoría, de clase trabajadora, un grupo de vecinos y los padres pusieron todo su empeño para que el equipo siguiera adelante. Se formaron dos equipos juveniles; uno jugó en el trofeo As, y el otro se inscribió en la Federación Castellana de Fútbol gracias al empeño de otro joven, Sebastian Jiménez, que a su vez fue el entrenador titulado del equipo durante muchas temporadas, entre ellas las de mayor esplendor del equipo. EL NOMBRE DEL EQUIPO. El nombre tiene un curioso origen. El nombre de Villaverde responde a cuestiones obvias, mas el primer nombre, Racing, se debe a que el Señor Adolfo Peña, vecino del barrio y muy aficionado al fútbol, había nacido en Santander. Se empeño y logró, que cualquier equipo que se formara en el barrio llevara el nombre del equipo de su ciudad, el Racing de Santander, así fue como el nombre sobrevive hasta hoy. EL PRIMER EQUIPO: Los integrantes de aquel equipo, registrados en la memoria de muchos, no remiten a grandes nombres del fútbol, pero sí a la historia, en muchos casos viva, de un equipo de barrio. Antoñito, Galán, Moncho, Fernandito, Jesule, Juan Antonio, Sanchi, Pepe, Kike, Peñita, Márquez, Fernández, Pedro Enrique y Kico, un puñado de jóvenes que iniciaron el camino del Racing Villaverde. LOS COLORES DEL RACING: Las primeras camisetas fueron de color amarillo, con el pantalón negro y las medias con la vuelta negra. Esta equipación la compraron los alumnos del colegio San Ignacio de Loyola con el dinero conseguido en una rifa. Como la mayoría de los jugadores del equipo estudiaban en ese colegio, el director accedió a que las utilizaran. Sin embargo, había en el campeonato otro equipo con los mismos colores. Sabido esto, un grupo de padres con dinero de su bolsillo, compró otras camisetas y medias, estas de color rojo. A partir de ese momento, como las camisetas y las medias eran nuevas, el equipaje oficial pasó a ser el que aún permanece hoy: camiseta y medias rojas y pantalón negro. EL ESCUDO: El escudo del equipo lo confecciona el Sr. Adolfo Peña, responsable de la nomenclatura del Racing, y en él se ve sobre un fondo de color rojo y negro, un balón de fútbol antiguo y las letras C y F, mientras en el margen del escudo, de color amarillo, se puede leer: RACING VILLAVERDE en color negro. CAMPO DE JUEGO, ESPLENDOR Y DECADENCIA DEL EQUIPO: El primer campo de juego fue a las afueras de Villaverde, entonces solo tierras sin mayor beneficio, junto a la que hoy es carretera de San Martín de la Vega, muy cerca de la hidroeléctrica. Para poder jugar los sábados a las 11 de la mañana, había todo un proceso, artesanal y precioso, que llevaban a cabo los propios chicos del equipo: El viernes por la tarde “tomaban prestados” postes de madera de las obras para colocarlos como porterías. Los dejaban escondidos para el sábado a primera hora, ir al campo de fútbol, colocarlas y pintar las líneas con una especie de yeso que cogían en latas del vertido de una fabrica de azulejos cercana. Como se puede comprobar, era toda una aventura jugar un partido de fútbol. Se vestían y desvestían en la calle o en el coche de algún padre o vecino que fueran a verlos jugar. No había mas medios. Posteriormente, con la ayuda de vecinos, padres, jugadores y socios, se limpia, allana y adecua un terreno situado entre la carretera de San Martín de la Vega y el río Manzanares, como queda acreditado en las guías urbanas de la época. El terreno fue cedido por un vecino del barrio para que el Racing jugase sus partidos. En el año 1.978, este vecino propone al equipo la compra del terreno, pero como el club no dispone de dinero, son los ocho socios mas pudientes los que compran el terreno con la condición, firmada, de que mientras exista el Racing Villaverde C. F. no se podría utilizar ese terreno para otra cosa que no fuese jugar al fútbol. Con el apoyo de todo el barrio el campo se cerca, se hacen vestuarios, se acomete el alcantarillado y se instala la luz. Este campo se llamaba Casablanca, nombre que adquiere de la finca de ganado que había anteriormente en el lugar. En esta época, el equipo disponía de una sede social la Asociación de Vecinos Los Rosales, donde los socios y jugadores se reunían y el club disponía de una oficina. Esta sede se perdió durante un largo tiempo y se volvió a recuperar en el año 2.008. Ya con campo propio el club no para de crecer y llega a contar con mas de 150 niños en categorías inferiores, sin ninguna ayuda económica exterior, ni cuota alguna de los jugadores, y el equipo aficionado llega a militar en 1ª Regional Preferente, donde se mide con equipos como el Getafe, Carabanchel, Ávila, Gimnástica Segoviana, Conquense, Toledo, Leganes, etc… toda una proeza para un equipo levantado con el esfuerzo de un grupo de vecinos, sin ninguna ayuda externa. ¿Los ingresos? Procedían de tener un campo propio, de los ingresos económicos recibidos por el alquiler del mismo, de los beneficios del quiosco del propio campo y de los más de 450 socios de pago que el Racing llegó a tener. Hasta mediados de los años 80 el equipo se mantiene perfectamente. Pero, en esa época, llegó la triste noticia de la expropiación del campo, ya que por allí pasaría la circunvalación de la M-30 con la carretera de Andalucía. La junta directiva de la época trató de que trasladaran el campo de lugar, pero la promesa, finalmente incumplida, del concejal y las amenazas vertidas por parte de los representantes del Ayuntamiento, que incluso enviaron a una pareja de policías al domicilio del presidente, la directiva no tuvo mas remedio que entregar las llaves, y de esta manera se perdió el campo. Con ello, la distracción y la ilusión de mas de 150 niños, la fidelidad de los mas de 450 socios e incluso la diversión de los niños de los colegios de la zona, que disponían del campo en los recreos. A finales de los años 90, y después de varios juicios, fue cuando a los ocho socios dueños del terreno les indemnizaron. Sin embargo, la cláusula en la que se proclamaba que el terreno era para que el Racing Villaverde C. F. pudiera jugar al fútbol jamás se cumplió. Así pues, desde finales de los años 80, aproximadamente, y con un único equipo en categoría senior –se tuvo que renunciar a tener categorías inferiores por la falta de infraestructuras- se emprende un peregrinaje por diferentes campos cercanos teniendo que pagar en todos ellos una cuota de alquiler. Así hasta que en 1.989, el equipo se asienta en el campo de Oroquieta, donde también se ve obligado a pagar un alquiler. Desde el año 2.006 aproximadamente, este campo es municipal y de hierba artificial, y en todo este tiempo el Racing sigue pagando los alquileres pese a la historia y a la importancia que para la vida del barrio tiene este club. Por otro lado, el barrio de Los Rosales, dispone hoy de un campo semiabandonado, muy pequeño, que ha pasado por tres remodelaciones y ampliaciones de dudosa efectividad, y aunque el Racing y la Asociación de Vecinos Los Rosales han pedido una concesión para poder trabajar y recuperar la estructura que el club tuvo antaño tomando ese campo como base, no ha sido atendida su petición. En el año 2.006, el Racing contrató y pagó a un técnico de la Federación de Fútbol de Madrid para que midiese y valorase si el campo de Los Rosales estaba acto para celebrar partidos oficiales. El informe dijo que abría de acometerse alguna pequeña obra, pero que el terreno de juego, aunque con las medidas justas, era reglamentario. Poco tiempo después se subsanaron las pequeñas deficiencias y el campo quedó homologado por la federación. JUGADORES MAS DESTACADOS. No siendo su función principal, pues la vertiente social prima sobre el resto desde su fundación, de la cantera del Racing Villaverde C. F. han salido muy buenos jugadores, que han militado en las categorías inferiores del Real Madrid y Atlético de Madrid, algunos otros en 3ª División, pero los mas destacados, llegando a jugar en 1ª División, han sido: Carlos Guerrero, que jugó en el Atlético de Madrid, y Javier Alonso, que estando a sueldo del Real Madrid, jugó cedido en el Real Burgos. ACTUALIDAD DEPORTIVA: En la temporada 2011/12 gracias a la fusión con el Club Deportivo Europa Villaverde y con la colaboración de las Asociaciones de Vecinos Independiente de Butarque y de Los Rosales, iniciamos la construcción de la Escuela de Fútbol Racing Villaverde. En estos primeros meses de existencia, contamos con 11 equipos y con más de 175 niños y niñas, repartidos de esta manera: 3 equipos chupetines (4 y 5 años), 2 equipos prebenjamines (6 y 7 años), 2 equipos benjamines (8 y 9 años), 1 equipo alevín (10 y 11 años), 1 equipo infantil (12 y 13 años) y 1 equipo cadete (14 y 15 años). Los tres últimos equipos federados y el resto jugando en los juegos municipales. Todos los equipos entrenan y juegan sus partidos en las pistas de fútbol sala del Centro Cultural Los Rosales y en el campo de fútbol anexo a este centro cultural gracias a que la Junta Municipal de Villaverde nos ha cedido provisionalmente las instalaciones en unas determinadas horas. En la actualidad, tanto el equipo Sénior como el Juvenil (creado en la temporada 2008/09), entrenan y juegan sus partidos en el campo de Oroquieta y militan en categoría Regional de la Federación de Fútbol de Madrid. Después de seguir creciendo año tras año en esta temporada 2015-2016 ya contamos con 16 equipos, ampliando el número de niños y niñas a más de 250. Contando entre ellos con dos equipos Femeninos (uno Juvenil y otro Senior), en el cual se van incorporando las niñas que a partir de los 15 años las competiciones oficiales ya no permiten el seguir jugando en equipos mixtos. FINANCIACIÓN: Para hacer frente a los costosos gastos de federación, arbitrajes, alquiler de campo, material deportivo, etc., el equipo senior se financia con la aportación de 20€ por temporada que realizan los 220 socios de pago que actualmente tiene el club, además el equipo se subvenciona con rifas, venta de lotería, que realizan los propios jugadores y entrenadores, y la aportación que recibe de comercios, bares, empresas, etc… que a cambio son expuestos en los carteles que anuncian los partidos oficiales que el equipo disputa en casa. Los equipos de la escuela, desde chupetines hasta juveniles, se financian pagando una cuota anual por niñ@, recibiendo a cambio el equipamiento deportivo personal necesario e incluyendo todos los gastos de licencias, campeonato, arbitrajes, material deportivo, etc. FUTURO: La principal prioridad de los jugadores, socios, seguidores y junta directiva es que el equipo vuelva lo antes posible al barrio de Los Rosales. Para ello, el Ayuntamiento tendría que construir nuevas instalaciones o ampliar e instalar hierba artificial en el campo ya existente. Si estas instalaciones ya eran necesarias, lo son más ahora que el barrio ha crecido de una forma espectacular y se ha creado uno nuevo llamado, Nuevo Rosales. La continuidad de la escuela del Racing Villaverde C. F. pasa por que la junta municipal, nos conceda la gestión del campo de Los Rosales y las pistas de fútbol sala del Centro Cultural o que nos garantice una cesión a largo plazo. De esta manera volveríamos a crecer como equipo, estaríamos dispuestos a que cualquier entidad o asociación del barrio se uniera al proyecto, daríamos una buena educación deportiva a los niños, y los colegios podrían disfrutar de las instalaciones en sus recreos y competiciones.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de CookiesAceptar